Domingo 05 de Diciembre de 2021

Archivos

‘Noticias’ Archivos

La siniestralidad de la pasada cosecha de uva de vino ascendió a 33 millones de euros

IMG_3601Los viticultores tienen hasta el 25 de marzo para suscribir el seguro de primavera con cobertura de helada. El seguro de primavera para Explotaciones Vitícolas cubre los riesgos de pedrisco, y riesgos excepcionales por parcela, y permite escoger los riesgos de helada y marchitez fisiológica por explotación o por parcela. Las explotaciones situadas en Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Málaga y Sevilla –para las que ya ha finalizado el periodo de contratación de este módulo¬–, cuentan con la opción de contratar, hasta el 15 de abril, la póliza sin cobertura para heladas.
Para la cosecha 2016, la contratación del seguro de otoño se ha incrementado alrededor de un 16% con respecto a la pasada cosecha, tanto en producción como en superficie. En total, se han asegurado unas 270.000 hectáreas y una producción que ronda los 1,78 millones de toneladas de uva de vino.
Castilla-La Mancha continúa siendo la comunidad que más producción y superficie asegura, más de un millón de toneladas. Destacan también Catalunya, la Comunidad Valenciana y La Rioja, aunque –siendo España uno de los principales productores mundiales de uva de vino–, las cepas de este cultivo se extienden a lo largo de casi todo el paisaje nacional y las cifras de contratación de otras regiones de tradición vinícola como Extremadura, Aragón, Navarra y Castilla y León, también merecen especial mención.
En 2015 declararon siniestro casi 97.580 hectáreas de uva de vino, siendo el pedrisco el responsable de los daños en más de 83.870 (alrededor del 86%). Otras causas de siniestralidad son las heladas o el viento. Las pérdidas fueron valoradas en alrededor de 33 millones de euros.
Diversos episodios tormentosos se sucedieron a partir del mes de abril, destacando el intenso y extensísimo pedrisco del 19 de mayo que afectó a las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca (Las Pedroñeras) y Albacete (Fuente Álamo y Chinchilla de Monte Aragón), castigando duramente a las vides manchegas. La región murciana de Jumilla también resultó muy dañada por el pedrisco en el mes de mayo.
En Castilla y León la bajada de temperaturas del 22 de mayo provocó daños por heladas en la zona de la Denominación de Origen Ribera del Duero de la provincia de Burgos.
Durante los meses estivales volvieron a registrarse tormentas de pedrisco de especial virulencia, afectando principalmente a Aragón, Castilla-La Mancha, La Rioja, Navarra y la zona vitícola valenciana de Retena-Uquiel.
Una de las características de nuestra climatología es que el pedrisco, el viento o las heladas, son factores tan determinantes como impredecibles para la rentabilidad agraria. En las últimas campañas el pedrisco ha sido el riesgo que mayor volumen de indemnizaciones ha acaparado. Pese a la virulencia poco habitual de los fenómenos tormentosos asociados al granizo del pasado año, lo cierto es que en las últimas cuatro cosechas ha sido el causante de, al menos, la mitad de las pérdidas en la cosecha de uva de vinificación.
Ante la incertidumbre generada por estos fenómenos meteorológicos incontrolables e impredecibles, el seguro agrario se consolida como una herramienta eficaz que protege al viticultor de las posibles pérdidas y le aporta tranquilidad en su trabajo diario.
Además, ahora el seguro de primavera incorpora novedades como la rebaja de tarifas para los riesgos de helada y pedrisco, según ámbito. También se ha incrementado el porcentaje de bonificación máxima que puede obtener el asegurado, pasando del 25% al 40%.
También han mejorado las condiciones de cobertura, ya que se han incorporado los daños en madera que, aunque no ocasionen la muerte de la cepa, sí causen daños en la producción de la próxima cosecha. En caso de pedrisco se compensará el gasto de poda.

AGROSEGURO PREVÉ UNA INDEMNIZACIÓN DE MÁS DE 175 M DE EUROS

MELOCOTONAgroseguro prevé una indemnización de más de 175 millones de euros por los daños que causaron las tormentas de pedrisco ocurridas durante la primavera y el verano

  • Estas precipitaciones afectaron a más de 350.400 hectáreas aseguradas de cultivos.
  • Herbáceos extensivos, uva de vino y frutales fueron las producciones que más siniestros registraron.

Recién empezado el otoño y escuchando ya predicciones que apuntan a descensos de temperatura y precipitaciones en gran parte de la geografía española, el balance de las tormentas de pedrisco ocurridas desde que comenzó la primavera hasta los últimos días del verano deja más de 350.400 hectáreas afectadas de cultivos asegurados y una indemnización prevista de más de 175 millones de euros.

Atendiendo a la superficie afectada por cultivo, han sido los herbáceos los que más daño han registrado, con casi 193.000 hectáreas siniestradas. Le siguen producciones de uva de vino, con cerca de 84.000 hectáreas dañadas y frutales, que alcanza prácticamente las 24.000 hectáreas con daños. Entre las tres acumulan el 85,76% del total de hectáreas afectadas por las tormentas de pedrisco,

Por comunidad autónoma, Castilla-La Mancha ha sido la más castigada por estas precipitaciones, con más de 126.100 hectáreas afectadas a lo largo de la comunidad. A continuación se sitúan Castilla y León, con casi 67.000 hectáreas afectadas, y Aragón, con cerca de 57.000.

Las tormentas de pedrisco más intensas han sido las registradas el 19 de mayo, el 1 de junio (muy localizada pero con importantes daños en la comarca de Utiel-Requena), entre el 9 y el 17 de junio, el 31 de julio (que barrió un área repartida por tres comarcas de Lleida, el Segrià, el Urgell y les Garrigues) debido a su gran extensión y virulencia, y el 31 de agosto, que además de su gran extensión, provocó grandes daños en hortalizas que se encontraban en recolección (sandía, melón, cebolla…). Durante el mes de septiembre se han seguido repitiendo este tipo de tormentas, las más intensas fueron las ocurridas los días 3, 7 y 27 en el Este peninsular.

En el primer caso, fueron llamativos los episodios ocurridos en Murcia (fundamentalmente Jumilla) y las tormentas caídas a lo largo de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Estas abarcaron alrededor de 95 kilómetros, en su zona de máxima concentración, y afectaron especialmente a las provincias de Albacete (Fuente-Álamo y Chinchilla de Monte-Aragón) y Cuenca (Las Pedroñeras). Hay que recordar que este fenómeno se suele dar de forma localizada y no de una manera tan extensa.

En cuanto a la ocurrida el 1 de junio, esta afectó sobre todo a cultivos de la comarca de Requena-Utiel, fundamentalmente viña, cereal y almendro.

A continuación, desde el día 9 de junio por la tarde se repitieron numerosas e intensas precipitaciones a lo largo de casi toda la geografía española, que vinieron acompañadas de pedrisco, lo que causó importantes daños en las explotaciones. Este fenómeno se caracterizó por:

  • La enorme dispersión que alcanzaron las tormentas. Se recibieron declaraciones de siniestro de pedrisco en más de 30 provincias. Prácticamente todas las comunidades autónomas se vieron afectadas en mayor o menor medida.
  • La gran variedad de producciones afectadas, con especial incidencia en los cereales, uva de vinificación, hortalizas (ajos, cebollas, melones…), frutales, cerezas, olivares, etc
  • La variabilidad de los daños causó. En función de la especie afectada y de las características del pedrisco caído, los daños fueron mayores o menores. En algunos casos el pedrisco cayó fino y con mucha agua lo que tiende a minimizar los daños. En otras, sin embargo fue piedra de gran tamaño provocando daños más intensos.

Posteriormente el 31 de julio las tormentas de pedrisco afectaron fundamentalmente a una extensa zona frutícola de la provincia de Lleida, y causando daños en estas producciones de las comarcas el Segrià, el Urgell y les Garrigues. Nuevamente una de las características principales de este fenómeno fue una amplia gradación de daños, con focos en los que los daños fueron muy elevados y otras zonas en las que apenas se registraron siniestros.

Los últimos episodios de pedrisco de entre los más intensos son los que se registraron en los meses de agosto y septiembre. Estas tormentas se caracterizaron, como ya ha ocurrido en otras ocasiones este año, por la gran extensión de superficie que abarcaron, siendo muy fuertes en prácticamente todo el Este peninsular. Así causaron daños en frutales de recolección tardía, cítricos, caqui…Además estos pedriscos vinieron acompañados de agua, lo que también afectó a la uva de mesa de Murcia y Alicante.

Agroseguro recuerda que ante las extremas y muy variables condiciones climáticas que se están produciendo y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas, la solvencia que Agroseguro demuestra para hacer frente a estas situaciones, pone de manifiesto la conveniencia que tiene para los agricultores proteger sus explotaciones con un Seguro Agrario.

SE HAN ABONADO 48,3 MILLONES DE EUROS

CEREAL-Se estima que la siniestralidad del maíz, girasol y arroz alcance 12 millones de euros. 

-Para la cosecha 2016 se podrá asegurar un mayor porcentaje de cobertura y rendimiento por hectárea.

La cosecha 2015 de cultivos herbáceos extensivos, especialmente cereales de invierno, maíz y girasol, han sufrido la sucesión de fenómenos atmosféricos de gran intensidad y de una elevada variabilidad que han supuesto una siniestralidad estimada de más de 60 millones de euros. Antes que finalice el periodo estival, más de 48 millones de euros ya han sido abonados a los productores de cereales de invierno asegurados. El resto de indemnizaciones que corresponden en gran media a girasol y maíz, se efectuará según concluya el ciclo de los cultivos y se realice su recolección.

El año 2015 comenzó con lluvias muy copiosas, especialmente en la franja norte peninsular, que fueron el origen de las inundaciones registradas en el Ebro y otros ríos de Aragón, Navarra y País Vasco. Sin embargo, en amplias zonas del centro y sur de la Península las precipitaciones han sido más bien reducidas. La primavera, especialmente el mes de mayo, se caracterizó por sus escasas precipitaciones y muy elevadas temperaturas que dieron lugar a situaciones de sequía con mermas en la cosecha principalmente de las zonas productoras de Aragón, Castilla y León, y Castilla-La Mancha con más de 540.900 hectáreas aseguradas afectadas por este riesgo. Además, hay que añadir las reiteradas tormentas de pedrisco que han causado daños en cerca de 183.025 hectáreas aseguradas de estos cultivos.

Por comunidad autónoma, Castilla-La Mancha y Castilla y León han sido las más afectadas por la adversa climatología con 14,51 y 13,44 millones de euros de siniestralidad ya pagada a los productores.

El Seguro para Cultivos Herbáceos Extensivos para la cosecha 2016, cuyo plazo de contratación comienza el 1 de septiembre, incorpora novedades muy ventajosas para el agricultor; entre otras la posibilidad de asegurar con un mayor rendimiento por hectárea y porcentaje de cobertura, para ello:

-Se ha revisado el rendimiento zonal de girasol, colza y todos los cereales de invierno, con una mayor incidencia en trigo blando y cebada, lo que supone un incremento medio para los cereales de un 8%. Esta medida afecta sobre todo a las comunidades autónomas de Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha que son las que concentran la mayor parte de la contratación.

-En el mismo sentido se ha revisado la base de datos de rendimiento asegurable individual, incrementándose de media en un 1,5%.

Se han mejorado las coberturas de forma que para la cosecha 2016 habrá productores que en función de las características de su explotación podrán elegir un nuevo garantizado del 80% para riesgos distintos del pedrisco, lo que significa que en el caso de sufrir un siniestro con un porcentaje de daño elevado la indemnización será mayor que en la actualidad.

LA INESTABILIDAD CLIMÁTICA HA AFECTADO A CERCA DE 695.000 HECTÁREAS EN LO QUE LLEVAMOS DE AÑO

• Cereales, cítricos, uva de vino, frutales, hortalizas, son algunas de las producciones que presentan daños.

A punto de finalizar el primer semestre del año, variabilidad e inestabilidad son las características con las que mejor podríamos definir las condiciones meteorológicas que están soportando las producciones agrarias.

Desde el mes de enero se han encadenado diferentes fenómenos climáticos que, en total, han causado daños en 694.837,89 hectáreas aseguradas de cultivo.

El año comenzó con intensos temporales de viento que afectaron a más de 24.300 hectáreas aseguradas. Este fenómeno se repitió a lo largo de casi todo el invierno y afectó a explotaciones situadas fundamentalmente en la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Las producciones de cítricos fueron las más afectadas con daños en cerca de 17.400 hectáreas. Otros cultivos que también sufrieron las consecuencias de los temporales fueron uva de vino, algunas hortalizas y frutales etc. Al mismo tiempo se sucedieron temporales de viento en las Islas Canarias, que causaron daños sobre todo en plátano, con partes de siniestro correspondientes a más de 2.000 hectáreas.

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología, el invierno de 2015 no ha sido especialmente frío, pero sí muy irregular en lo que respecta a distribución espacial de las precipitaciones. Este hecho explica que, por un lado, en los primeros meses del año, haya habido intensas precipitaciones que causaron el desbordamiento de ríos (el más importante el del Ebro) y, por tanto, se hayan registrado daños por inundación en numerosos cultivos. Y por otro lado, que la escasez de lluvias en algunas regiones y las elevadas temperaturas hayan provocado una situación de sequía que también está afectando al campo español.

Respecto a las inundaciones, estas dejaron tras de sí más de 17.000 hectáreas aseguradas afectadas. Se produjeron fundamentalmente a lo largo del Valle del Ebro, debido al desbordamiento del río a causa de las intensas lluvias. Los cultivos más afectados fueron los herbáceos, con cerca de 10.600 hectáreas inundadas, seguidos por cultivos forrajeros, como la alfalfa, que registraron más de 3.500 hectáreas anegadas. Por comunidad autónoma, agricultores de Aragón (con más de 7.000 hectáreas afectadas) y Navarra y País Vasco (con cerca de 2.900 y más de 2.160 hectáreas dañadas respectivamente) fueron los que más sufrieron las consecuencias de este fenómeno.

Por el contrario, en otras zonas de nuestra geografía, la escasez de lluvias y el aumento de las temperaturas han generado una situación de sequía que, hasta el momento, ha provocado daños en más de 385.000 hectáreas de cultivos asegurados. Cerca de 384.150 hectáreas corresponden a cultivos herbáceos. Si observamos los datos por comunidad autónoma, Castilla-La Mancha es la más afectada, con cerca de 153.800 hectáreas con sequía (destacan las provincias de Cuenca y Albacete, con más de 79.900 y más de 40.500 hectáreas dañadas, respectivamente). La sigue Castilla y León, cuya superficie afectada por esta situación se eleva a casi 103.500 hectáreas. Valladolid, Palencia, Zamora y Salamanca concentran las declaraciones de siniestro de esta comunidad. A continuación se sitúan Andalucía y Aragón (ambas con más de 36.000 hectáreas afectadas) y Cataluña que supera las 24.200 hectáreas afectadas por sequía.

Atendiendo al ritmo de recepción de las declaraciones de siniestro, y comparándolo con años anteriores, se prevé, que al finalizar el ejercicio, la superficie asegurada afectada por sequía se podría situar en alrededor de 450.000 ó 500.000 hectáreas.

A día de hoy ya se han tasado prácticamente el 60% de la superficie reclamada

Por último, y tal y como ocurrió en 2014, desde el inicio de la primavera de 2015 se han venido reiterando fuertes tormentas de pedrisco que en total, hasta el momento y según los partes de siniestro recibidos, han causado daños en cerca de 170.000 hectáreas de cultivos asegurados. Las producciones más afectadas fueron las de cultivos herbáceos, con más de 107.500 hectáreas con siniestro y uva de vino, con una superficie dañada de casi 33.700 hectáreas.

También han quedado dañadas cerca de 11.000 hectáreas de frutales y casi 6.900 de hortalizas (fundamentalmente ajos).

Por el momento, las tormentas más intensas, han sido las registradas el 19 de mayo y entre el 9 y el 17 de junio, debido a su gran extensión y virulencia.

En el primer caso, a lo largo de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, las tormentas abarcaron alrededor de 95 kilómetros, en su zona de máxima concentración, afectando especialmente a las provincias de Albacete y Cuenca (recordamos que este fenómeno se suele dar de forma muy localizada). También fueron importantes las ocurridas al norte de Murcia.

Este fenómeno ha sido especialmente fuerte en términos municipales como Las Pedroñeras (Cuenca), en Fuente-Álamo y Chinchilla de Monte-Aragón (Albacete) y Jumilla (Murcia).

Respecto a las tormentas de junio, desde el día 9 por la tarde se han repetido numerosas e intensas precipitaciones a lo largo de casi toda la geografía española, que han venido acompañadas de pedrisco, lo que ha causado importantes daños en las explotaciones. Este fenómeno se ha caracterizado por:
• La enorme dispersión que han alcanzado las tormentas. Se han recibido declaraciones de siniestro de pedrisco por estas tormentas en más de 30 provincias. Prácticamente todas las comunidades autónomas se han visto afectadas en mayor o menor medida.
• La gran variedad de producciones afectadas, con especial incidencia en los cereales, uva de vinificación, hortalizas (ajos, cebollas, melones…), frutales, cerezas, olivares, etc
• La variabilidad de los daños que podemos encontrar. En función de la especie afectada y de las características del pedrisco caído, los daños serán mayores o menores. En algunos casos el pedrisco ha caído fino y con mucha agua lo que tiende a minimizar los daños. En otras, ha caído piedra de gran tamaño provocando daños más intensos.

Agroseguro recuerda que todos los fenómenos meteorológicos descritos anteriormente están cubiertos por el Sistema de Seguros Agrarios y que es importante que los asegurados envíen los partes de siniestro a la mayor brevedad, para poder valorar y abonar las indemnizaciones lo antes posible.

Ante las extremas y muy variables condiciones climáticas que se están produciendo y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas, la solvencia que Agroseguro demuestra para hacer frente a estas situaciones, pone de manifiesto la conveniencia que tiene para los agricultores proteger sus explotaciones con un Seguro Agrario.

EL 15 DE JUNIO, ÚLTIMO DÍA PARA ASEGURAR CEREALES DE INVIERNO, LEGUMINOSAS Y OLEAGINOSAS

Los agricultores que lo deseen tienen dos semanas para proteger su cosecha de cereales de invierno, leguminosas y oleaginosas con el Seguro para Cultivos Herbáceos Extensivos.

En 2014 los agricultores que confiaron en este Seguro, y sufrieron siniestros por la adversa climatología, fueron indemnizados con 88,48 millones de euros por su siniestralidad.

Aunque no se vivieron eventos meteorológicos excesivamente graves, sí se registró uno de los fenómenos climáticos que más afecta tanto a los cultivos herbáceos, como a otros muchos cultivos, se trata del pedrisco. En 2014, este riesgo afectó a cerca de 260.000 hectáreas aseguradas de estos cultivos. Si sumamos las hectáreas dañadas de otros cultivos, como uva de vino, olivar, hortalizas, la superficie total afectada por el granizo ascendió a más de 376.800 hectáreas.

La primavera de 2015 parece haber comenzado igual que la de 2014, de una forma muy inestable, con importantes tormentas de pedrisco como la ocurrida el pasado día 19 de mayo. Además, las altas temperaturas que se están alcanzando son un factor más que facilita la aparición de estas tormentas, cuya virulencia ocasiona importantes daños en el campo.

Desde que comenzó la primavera ya se han registrado varias tormentas de pedrisco, y los servicios meteorológicos predicen que seguirán ocurriendo en los próximos días.

En lo que llevamos de estación, los agricultores afectados por este fenómeno han enviado partes de siniestro correspondientes a casi 45.000 hectáreas. Agroseguro ya ha iniciado las primeras valoraciones de los daños causados por las últimas tormentas, con más de 80 peritos tasadores.

Ante las extremas y muy variables condiciones meteorológicas que se producen en los últimos años y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas, la solvencia que Agroseguro demuestra para hacer frente a estas situaciones, pone de manifiesto la conveniencia que tiene para los agricultores proteger sus explotaciones con un Seguro Agrario.

LAS TORMENTAS DE PEDRISCO OCURRIDAS EL 19 DE MAYO AFECTARON SOBRE TODO A CULTIVOS DEL CENTRO Y ESTE PENINSULAR

PEDRISCO Los cultivos más afectados son uva de vino y, herbáceos.
• Albacete, Cuenca y Murcia son las provincias en las que las tormentas han sido más intensas.
• Los daños ocasionados se encuentran cubiertos por el Sistema de Seguros Agrarios.

En la tarde del pasado martes se registraron intensas tormentas de pedrisco, fundamentalmente en el centro y este de la Península, que afectaron sobre todo a cultivos de uva de vino, herbáceos y almendro. Aunque de forma más puntual, también hay daños en producciones de frutales, algunas hortalizas como el ajo o el brócoli, cereza y olivar.

Aunque todavía es pronto para conocer el alcance los daños que este fenómeno ha causado, en numerosos términos municipales las tormentas han sido particularmente intensas.

En la provincia de Albacete, los municipios en los que se han registrado las tormentas más fuertes son Higueruela y Fuenteálamo, donde el pedrisco ha causado daños en uva de vino y cultivos herbáceos. También destaca en esta misma provincia, si bien el daño es más puntual, el municipio Hellín, donde las producciones más afectadas han sido las de frutales y brócoli.

En la provincia de Cuenca, el granizo ha sido especialmente virulento en términos municipales como San Clemente, Las Pedroñeras, El Provencio y Las Mesas, así como en otras localidades aledañas; y ha afectado a cultivos de uva de vino, cereal y ajo.

También han caído tormentas de pedrisco muy intensas en los municipios Jumilla y Yecla, en el norte de la provincia de Murcia, donde afectaron sobre todo a uva de vino y almendro. De forma más puntual, también se han registrado daños en cereza, fruta y olivar.

Destacar que los daños ocasionados por el riesgo de pedrisco se encuentran cubiertos por el Seguro Agrario, por lo que es importante que los asegurados vayan remitiendo las declaraciones de siniestros a medida que vayan observando los daños, para que se puedan organizar y agilizar los trabajos de peritación. Recordamos además, que actualmente se encuentran abiertos los periodos de contratación de las opciones que incluyen la cobertura frente a pedrisco de los seguros para Cultivos Herbáceos Extensivos, Cítricos, Olivar y todos los de Hortalizas al aire libre.

En 2014, las reiteradas tormentas de pedrisco que se repitieron desde el mes de mayo hasta finales de verano afectaron a prácticamente todo el territorio nacional, aunque las zonas de mayor afección fueron el Valle del Ebro y las comunidades autónomas de Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Valencia, Murcia y Extremadura. Las producciones que sufrieron más daño fueron las de frutales, cereales de invierno, cítricos, uva de vino y hortalizas. En total las tormentas de pedrisco ocurridas en 2014 dieron como resultado una previsión de indemnizaciones a cierre del ejercicio de más de 157,5 millones de euros.

Ante las extremas y muy variables condiciones meteorológicas que se están registrando y sus efectos económicos especialmente perjudiciales, la solvencia que demuestra Agroseguro para hacer frente a estas situaciones, pone de manifiesto la conveniencia que tiene para los agricultores contar con un Seguro Agrario.

LAS INUNDACIONES REGISTRADAS POR LAS INTENSAS LLUVIAS Y POR EL DESBORDAMIENTO DEL EBRO AFECTAN A MÁS DE 11.300 HECTÁREAS DE CULTIVO ASEGURADAS

• La provincia de Zaragoza es la más afectada, con casi 6.000 hectáreas con siniestro.
• Los daños ocasionados por estos fenómenos meteorológicos en los cultivos están cubiertos por el Sistema de Seguros Agrarios.

Las intensas precipitaciones que han dejado tras de si los fuertes temporales que se han venido encadenando desde el comienzo del año 2015, (y que a lo largo de la presente semana aún se prevé que continúen) han provocado inundaciones fundamentalmente en el norte del país debido a las sucesivas crecidas y desbordamientos del río Ebro, causando daños en diversas explotaciones agrícolas y pecuarias.

En total, hasta el momento, Agroseguro ha recibido declaraciones de siniestro de más de 11.300 hectáreas aseguradas de cultivo afectadas por las inundaciones, y se prevé que continúen llegando en los próximos días.

Por ahora, la provincia más afectada es Zaragoza con cerca de 6.000 hectáreas aseguradas inundadas, donde destaca especialmente la comarca de Zaragoza que acumula más de 4.000 hectáreas con siniestro, seguida de Borja, con casi 1.500 hectáreas. A continuación le siguen la comunidad autónoma de Navarra, que suma una superficie afectada de cerca de 2.160 hectáreas (la práctica totalidad de los daños se sitúan en la comarca de La Ribera); y la provincia de Álava, con cerca de 1.800 hectáreas siniestradas, concentradas en las comarcas Llanada Alavesa y Valles Alaveses. Aunque en menor medida, también son importantes los siniestros registrados en la provincia de Burgos, que supera las 1.000 hectáreas con daños por inundaciones.

Los cultivos más afectados son los herbáceos extensivos, con declaraciones de siniestros de más de 7.470 hectáreas y los cultivos forrajeros, con una superficie siniestrada de más de 3.100 hectáreas. La suma de los dos cultivos supone más del 90% del total de las hectáreas aseguradas con daños. Otros cultivos que también se han visto afectados son uva de vino, almendro y planta ornamental, además se han recibido declaraciones de siniestros por daños en instalaciones dedicadas a producciones de frutales (que también se han visto afectadas en plantación) y a invernaderos de tomate.

Actualmente ya han comenzado las realizarse las primeras inspecciones, aunque aún es pronto para realizar una valoración económica puesto que aún se están recibiendo declaraciones de siniestro. Además las intensas precipitaciones de los últimos días, con los suelos a capacidad de campo, están provocando nuevas inundaciones y desbordamientos, sobre todo en Aragón, en ríos de otras comarcas, como el Cariñena y el Alpartir, que están afectando a parcelas de frutales de la comarca de La Almunia.

Para Agroseguro es un objetivo prioritario ofrecer el mejor servicio a los asegurados afectados, por lo que es importante que se continúen remitiendo los partes de siniestro a la mayor brevedad posible.

Además, Agroseguro quiere recordar que los daños que ocasionan estos eventos están cubiertos por nuestro sistema de Seguros Agrarios tanto para producciones agrícolas (daños en plantación y producción) como para las instalaciones contratadas, y también en las producciones ganaderas.

Las extremas y muy variables condiciones meteorológicas que se vienen produciendo y los perjudiciales efectos que pueden tener en las cosechas y en el ganado, unido a la solvencia que Agroseguro demuestra para hacer frente a estas situaciones, ponen de manifiesto la conveniencia que tiene para los agricultores y ganaderos realizar un seguro agrario.

 Page 4 of 4 « 1  2  3  4