Domingo 22 de Mayo de 2022

Archivos

‘Noticias’ Archivos

La evaluación de daños por la helada sufrida a comienzos de abril eleva la estimación de indemnizaciones hasta los 244 millones de euros

  • Es el siniestro más grave de la historia del seguro agrario en España.
  • El impacto económico se asemeja a las últimas sequías sufridas, aunque en este caso los daños se han registrado en tan solo tres noches de helada.
  • La estimación de los daños por este evento climatológico supera en un 30% al total de indemnizaciones abonadas a fruticultores en todo el año 2021.

 

Las tareas de evaluación de daños tras las heladas registradas el primer fin de semana de abril elevan la estimación de indemnizaciones hasta los 244 millones de euros. Supone una cifra histórica que, a lo largo de los 42 años de vida del sistema español de seguros agrarios, solo se ha manejado en casos de fuertes sequías.

La borrasca Ciril (un frente ártico procedente del norte de Europa que hizo descender drásticamente las temperaturas nocturnas entre el 1 y 5 de abril) provocó heladas que ocasionaron daños por valor de 188 millones de euros en producciones de frutales, ya que las especies de fruta de hueso y de pepita (melocotón, albaricoque, pera, manzana…) se encontraban en periodo de floración, cuajado y crecimiento del fruto cuando ocurrió este fenómeno.

Debido a la fuerte intensidad del daño, la extensa superficie afectada y el alto valor de producción asegurado, las indemnizaciones adquieren un carácter histórico y superan en un 30% –en apenas 72 horas de helada– a los daños de toda la campaña de frutales de 2021. La implantación del seguro agrario es elevada en el sector frutícola, en el que aproximadamente el 80% de la producción nacional cuenta con cobertura. Aunque los siniestros en frutales son masivos y elevados en las zonas frutícolas de Cataluña y Aragón (con 103 y 70 millones en daños, respectivamente), se extienden también a Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana o Región de Murcia, entre otras regiones.

Por otro lado, también han producido daños en prácticamente todas las zonas de producción de almendro –con especial incidencia en Castilla-La Mancha–, ya que sus frutos son muy sensibles a temperaturas bajo cero durante su crecimiento inicial, estado en el que se encontraba el cultivo durante las heladas. Los daños dependerán de la severidad de la bajada de temperaturas de cada área, pero se estiman por encima de los 34 millones de euros en el total nacional.

De forma menos generalizada que en fruta y almendro, también se han producido daños en otras producciones, con es el caso del caqui (principalmente en zonas frías de Valencia), los viñedos adelantados, los últimos ciclos de hortalizas de invierno (brócoli, coliflor, guisante, haba o espárrago) en varias regiones, la colza o la cereza de recolección temprana de Alicante y Aragón, entre otras. La superficie siniestrada declarada hasta ahora por los agricultores asegurados supera ya las 92.800 hectáreas.

Estimación de indemnizaciones por CC.AA.

Por comunidades autónomas, la estimación total de indemnizaciones para los agricultores asegurados en Cataluña alcanza los 109 millones de euros, y en Aragón ascienda a 78 millones. A continuación, se situarían Castilla-La Mancha, con 33 millones, la Comunidad Valenciana, con 15 millones, y la Región de Murcia, con 5 millones. El resto de indemnizaciones, hasta los 244 millones de euros, corresponde a productores asegurados en el resto de regiones.

La magnitud del siniestro ha requerido la movilización de gran parte de la red pericial para dotar de agilidad a los trabajos de tasación. En la actualidad, las valoraciones se están realizando por más de 250 técnicos que prestan sus servicios a Agroseguro en todas las zonas siniestradas.

Agroseguro cierra 2021 como el segundo año con mayores indemnizaciones de su historia: 722 millones de euros

Es la segunda cifra más alta en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados, solo superada por la registrada en 2012.

El año ha registrado numerosos fenómenos meteorológicos adversos y graves: nevadas, heladas, tormentas de viento, lluvia y pedrisco, olas de calor, inundaciones, depresiones aisladas en niveles altos (DANA)…

Producciones agrícolas como los frutales o la uva de vino han registrado cifras récord de indemnización en 2021.

Las indemnizaciones de Agroseguro a los agricultores y ganaderos asegurados por los siniestros producidos durante el año 2021 superan los 722 millones de euros, un 23% más que el año anterior.

Este incremento se explica por la reiteración y gravedad de los fenómenos meteorológicos adversos durante 2021. El campo español ha sufrido los efectos de extremas heladas y nevadas durante el invierno y el comienzo de la primavera, a las que sucedieron durante los siguientes meses intensas borrascas cargadas de viento y lluvia, tormentas de pedrisco, inundaciones y olas de calor. Además, durante agosto y septiembre se produjeron dos depresiones aisladas en niveles altos (DANA) que causaron graves daños por su amplia extensión geográfica, afectando a una decena de comunidades autónomas al mismo tiempo.

Como resultado, 2021 se cierra con la segunda cifra más alta de indemnización en los 42 años de historia del seguro agrario, solo superada por 2012, año en que, además de otros riesgos, se vivió una grave sequía –probablemente, el de mayor potencial de daños–. Por tanto, la cifra alcanzada en 2021 resulta especialmente reseñable, ya que se ha registrado en un año con poca incidencia de daños por sequía.

En total, Agroseguro ha recibido más de 122.000 siniestros agrícolas (+34% respecto a 2020). En el caso de los seguros pecuarios, se han recibido 93.800 partes de siniestro (+1,2%), así como más 1,4 millones de avisos para la recogida y destrucción de animales muertos (-0,4%). En total, los siniestros registrados han aumentado un 1,7%, hasta rozar los 1,63 millones.

Casi 144 millones de euros en indemnizaciones para los fruticultores asegurados

Por producciones, destacan las indemnizaciones récord abonadas a los fruticultores, que en 2021 alcanzaron los 144 millones como consecuencia de las graves heladas producidas durante los meses de marzo y abril –con especial incidencia en el valle del Ebro– y de los pedriscos, especialmente sobre las variedades de fruta de producción estival.

Las heladas de las primeras semanas del año 2021 también generaron importantes daños en la campaña de cítricos, en especial en las variedades más tardías. Además, los temporales de viento registrados entre febrero y abril terminaron por agravar los siniestros. Las indemnizaciones, una vez cerrada la cosecha anterior e iniciada la actual, se sitúan en los 94 millones de euros.

Asimismo, el año 2021 se ha cerrado con cuantiosos daños en las diferentes producciones de hortalizas (93,3 millones de euros), principalmente por el efecto dañinos de las fuertes trombas de agua e inundaciones; el viñedo, con una cifra histórica de indemnizaciones (83,9 millones de euros) debida al impacto de las heladas de abril y de las tormentas de pedrisco de la primavera y el verano; y los herbáceos extensivos (65,2 millones), afectados por las fuertes tormentas de pedrisco.

El resto de indemnizaciones se reparte entre otras producciones entre las que destacan el caqui (24,8 millones), los frutos secos (19,1 millones, principalmente almendro), el olivar (16,6 millones), el plátano de Canarias (10,6 millones) y la cereza (9,6 millones).

Por último, en el caso de los seguros pecuarios, las indemnizaciones se han situado en 144,6 millones de euros. En concreto, los ganaderos asegurados en las diferentes líneas de ganado vacuno se han situado por encima de los 54 millones de euros.

En definitiva, los datos anteriores vuelven a reflejar los graves efectos del cambio climático sobre el campo y constatan la necesidad de contar con un seguro agrario para proteger el futuro y viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas. El aumento de los fenómenos meteorológicos graves ha sido constante a lo largo de la última década, como lo pone de manifiesto la siniestralidad registrada en cuatro de los cinco últimos ejercicios (2017, 2018, 2020 y 2021), que, junto a 2012, son los años de mayores indemnizaciones en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados.

PUBLICADO EL CUADRAGÉSIMO TERCER PLAN DE SEGUROS AGRARIOS COMBINADOS PARA 2022

BOE-A-2021-20451 PLAN 2022

El peor mes de junio de la historia del seguro agrario

• El pedrisco es el principal riesgo causante del elevado volumen de indemnizaciones.
• La superficie afectada durante el mes de junio supera las 490.000 hectáreas de cultivo.
• Cultivos herbáceos, hortalizas y uva de vino son las producciones más afectadas por las tormentas.
• Las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Castilla y León son las que registran las indemnizaciones más elevadas, seguidas de Extremadura, Aragón, Región de Murcia y La Rioja.

Las intensas y reiteradas tormentas de pedrisco que hemos sufrido a lo largo del mes de junio lo han convertido en el peor de la historia del sistema de seguros agrarios, con indemnizaciones para producciones agrícolas por valor de 111,25 millones de euros, lo que supera en casi un 8% el valor alcanzado en junio de 2020 (con 103,12 millones) que también registró una gran actividad tormentosa. La superficie asegurada afectada se sitúa cerca de las 490.600 hectáreas.

Si lo comparamos con 2019 (con 54,66 millones de euros) y con 2018 (con 56,11 millones), que también fue eminentemente tormentoso, las indemnizaciones alcanzadas en 2021 superan en más de dos veces a las de aquellos años.

Lo que convierte a junio de 2021 en excepcional es la recurrencia e intensidad con la que se ha repetido el riesgo de pedrisco, un evento concreto, de corta duración, pero que, en función de su intensidad, puede generar indemnizaciones muy elevadas. En efecto, el pedrisco es el riesgo que más daños ha provocado en los diferentes cultivos durante el mes de junio, con indemnizaciones valoradas en 79,34 millones de euros (más del 71% del total del mes) y una superficie afectada superior a las 380.600 hectáreas. A continuación, se sitúan las intensas precipitaciones que habitualmente acompañan al granizo, que acumulan daños valorados en casi 24 millones de euros. Ambos riesgos suman el 93% del total de las indemnizaciones de junio.

Los cultivos herbáceos, con casi 37 millones de euros y las hortalizas, con más de 32 millones, son las producciones que más han sufrido las consecuencias de las reiteradas tormentas caídas en junio. A continuación, se sitúa la uva de vino y la fruta con alrededor de 15 millones de euros respectivamente.

La meteorología complica la realidad del campo

El primer cuatrimestre eleva las indemnizaciones hasta los 255 millones de euros.

Crece un 37% respecto a 2020 por los efectos de la borrasca Filomena y las heladas de marzo y abril sobre cultivos de fruta, cítricos, uva de vino, almendro y hortalizas.

En concreto, la previsión de indemnizaciones en frutales se acerca a los 100 millones, con Región de Murcia, Cataluña y Aragón como principales zonas afectadas.

Gran parte de la geografía española ya ha sentido las primeras tormentas de pedrisco, que se convierten en la principal preocupación para las próximas semanas.

Los cuatro primeros meses del año dejan una perspectiva muy desigual para el campo español: mientras la abundancia de precipitaciones ofrece una buena perspectiva de cosecha para algunos cultivos, el paso encadenado de graves fenómenos meteorológicos eleva las indemnizaciones hasta los 255 millones de euros, un 37% más que el pasado año, cuando abril se cerró con una estimación de 186 millones de euros.

Por orden cronológico, tras los temporales de viento de los primeros días del año, las nevadas y heladas de la borrasca Filomena, con temperaturas de -20 ºC en zonas del interior y -6 ºC en puntos del litoral mediterráneo, incidieron con especial virulencia en Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Madrid, Región de Murcia y, en menor medida, en Aragón, Canarias y Navarra. Resultaron dañados cultivos que se encontraban en desarrollo y maduración, como las hortalizas al aire libre de producción invernal y aquellas que se cultivan bajo cubierta, variedades tardías de cítricos, olivar (en este caso por rotura de ramas y daños por helada en madera o en yemas de invierno, cuyos efectos definitivos dependerán de su evolución en los próximos meses), así como en explotaciones ganaderas, por rotura de cubiertas en sus instalaciones y pérdida de animales.

El mes de febrero trajo fuertes vientos por la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, y a continuación, la entrada de una masa de aire frío por el nordeste peninsular el día 19 de marzo provocó un importante desplome de las temperaturas nocturnas en Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Región de Murcia, lo que provocó daños severos en fruta de hueso y en variedades adelantadas de fruta de pepita, que se encontraban en pleno período de floración y cuajado en la mayoría de las zonas de producción. El almendro también sufrió las consecuencias de las heladas, al estar sus frutos en las primeras etapas de desarrollo, así como la alcachofa, el espárrago, el guisante o la patata.

El comportamiento inestable de marzo y abril ha dejado tormentas de pedrisco que han afectado a producciones de frutales de hueso en el sureste de la península, arco mediterráneo y centro peninsular (donde se da la circunstancia de que, durante el mes de febrero, las temperaturas diurnas fueron superiores a la media histórica, lo cual ha provocado la irregularidad de la floración y cuajado de este tipo de cultivos). Estos episodios también han causado daños en almendros, ya mermados por las heladas del primer trimestre. Además, abril ha estado, de nuevo, marcado por la ocurrencia, a mediados del mes, de heladas en la mitad norte y centro de la península, con daños en viñedos de casi todas las zonas de producción.

Temporada de pedriscos

A este inicio tan complicado de año se une la incertidumbre que provoca la llegada de la primavera y el verano, cuando las tormentas de pedrisco se vuelven más frecuentes e intensas. En 2020, el pedrisco generó 227 millones de euros en indemnizaciones para los agricultores asegurados. En concreto, las producciones de fruta dulce agrupadas bajo la línea de seguro de frutales (melocotón, albaricoque, pera, ciruela y manzana) registraron 89,9 millones. La uva de vino y los cultivos herbáceos acumularon daños por valor de 33,5 y 28,8 millones, respectivamente. Además, los cítricos y el conjunto de las hortalizas se situaron entorno a los 20 millones cada uno, aproximadamente. Es importante destacar que en el periodo comprendido entre el 7 de abril y el 30 de agosto se recibieron a diario siniestros producidos por pedrisco.

Agroseguro estima las indemnizaciones a citricultores asegurados por los siniestros de la última campaña en 76 mill de euros

20 abril 2021.

Esta semana se alcanzan los 47,4 millones de indemnizaciones ya abonadas

En las próximas semanas se completará el pago de las indemnizaciones producidas por daños en variedades de limón y naranja cuyo periodo de recolección aún no ha finalizado

Los pagos ya realizados incluyen los pedriscos de la primera parte de la campaña, así como las fuertes heladas y vientos de comienzos de año, que afectaron gravemente a la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía

La estimación de indemnizaciones a citricultores asegurados por los siniestros producidos en la última campaña se sitúa en 76 millones de euros, según los datos registrados por Agroseguro. La superficie siniestrada total alcanza las 63.000 hectáreas.

En concreto, Agroseguro abona este jueves 6,7 millones de euros por los daños en producciones de naranja, mandarina, limón, lima y pomelo en la Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Cataluña y Andalucía, alcanzando con ello los 47,4 millones ya abonados, entre los que se incluyen los siniestros de pedrisco sufridos en las fases iniciales de la campaña, así como una parte importante de las fuertes heladas y vientos registrados en el comienzo del año 2021.

A lo largo de las próximas semanas se completará el pago de las indemnizaciones producidas por los fenómenos meteorológicos adversos de la última campaña sobre producciones de recolección tardía de limón -como la variedad Verna- y naranja, especialmente las variedades Valencia Late o Powell Summer.

Por comunidades autónomas

Con los pagos previstos para esta semana, el total de indemnizaciones abonadas ya a productores de la Comunidad Valenciana alcanza los 27,4 millones. Por provincias, los citricultores asegurados de Valencia han recibido indemnizaciones por valor de 14,7 millones de euros, mientras que Alicante y Castellón se sitúan en 7,8 y 4,9 millones, respectivamente.

En la Región de Murcia, los pagos ya realizados alcanzan los 10 millones en total, mientras que en Andalucía ascienden, por el momento, a 8 millones, en su mayoría destinados a productores asegurados de Córdoba (4,3 millones) y Sevilla (2 millones). Por su parte, en Cataluña, las indemnizaciones se sitúan en 2 millones, íntegramente para producciones aseguradas de Tarragona.

La siniestralidad en 2020 del seguro agrario se situó en 632,9 mill de euros

• La superficie total siniestrada ascendió a 893.500 hectáreas.
• Frutales, con 132,4 millones, y el conjunto de hortalizas, con 68,9 millones, son las líneas de seguro con mayores indemnizaciones agrícolas.
• La Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha registran 92,6 y 85,4 millones de siniestralidad, respectivamente.

La siniestralidad del seguro agrario se situó en 632,9 millones de euros en 2020, según los datos registrados por Agroseguro. Se trata del cuarto ejercicio consecutivo por encima de los 600 millones, aunque sin superar a 2012, que se mantiene como el año con mayor volumen de siniestralidad. En concreto, el ratio de siniestralidad sobre prima de riesgo se situó en el 99,6%.

Desde principios de año, con la llegada de la borrasca Gloria, los fenómenos meteorológicos se han desarrollado sin solución de continuidad. Especialmente dañinas han resultado las fuertes y reiteradas tormentas de pedrisco, que han dejado más de 427.300 hectáreas afectadas, y una siniestralidad por valor de 241,3 millones de euros. Por su parte, los daños provocados por las lluvias e inundaciones se situaron en los 78,9 millones, mientras que los temporales de viento fueron responsables de 34,5 millones. La superficie siniestrada total se ha situado en 893.500 hectáreas.

La inestabilidad meteorológica ha afectado especialmente a los fruticultores, que han recibido indemnizaciones por valor de 132,4 millones, y a los productores de hortalizas, con 68,9 millones. A continuación, les siguen los productores de cítricos, con 53,3 millones; la uva de vino, con 44,3 millones; y los cultivos herbáceos extensivos, con 43,1 millones.

En el ámbito pecuario, los seguros de accidentes y enfermedades han alcanzado los 55,7 millones en indemnizaciones, a las que se añaden los 78,6 millones pertenecientes al seguro de retirada y destrucción de animales muertos. Son destacables los siniestros en acuicultura, que han ascendido a 25,7 millones, principalmente por los daños provocados por las tormentas marítimas asociadas al paso de la borrasca Gloria.
Por comunidades autónomas, la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha han registrado 92,6 y 85,4 millones de siniestralidad, respectivamente. A continuación, les siguen Cataluña (76,5 millones), Región de Murcia (74,2 millones), Extremadura (62,3 millones) y Aragón (61,7 millones).

 

Agroseguro abona 14,3 millones por siniestros producidos en cultivos de caqui en Valencia

Se incluyen los daños causados por las fuertes tormentas de pedrisco del mes de noviembre, cumpliendo el compromiso de acelerar el pago a los afectados

Además, se abonan 2,2 millones a productores de uva de mesa de Alicante y Murcia

Agroseguro abona 14,3 millones de euros a los productores asegurados de caqui en Valencia. Entre los pagos realizados se incluyen las indemnizaciones por las diferentes tormentas que la provincia sufrió durante los meses de octubre y, especialmente, noviembre, y que dejaron graves daños en municipios como Massalaves, Sollana, Almusafes o Benifaió, entre otros. En total, la superficie afectada ha superado las 5.000 hectáreas.

Agroseguro cumple así con el compromiso de acelerar el ingreso de las indemnizaciones a los agricultores asegurados (que, en el caso del caqui en la Comunidad Valenciana, cuenta con una implantación del Seguro Agrario cercana al 90%). Con el pago realizado hoy, las indemnizaciones ya abonadas superan los 14,8 millones, un 95% del total, estimado en 15,7 millones de euros.

Además, también se procede al pago de 2,2 millones de euros a agricultores de uva de mesa en Alicante y Murcia. Este ingreso, junto a los 1,4 millones ya realizados con anterioridad, también supone el abono de más del 90% del total de las indemnizaciones producidas por siniestros de la última cosecha, estimados en un total de 4,1 millones .

Las indemnizaciones de frutales se acercan a los 130 millones de euros por los siniestros ocurridos en 2020

  • Las indemnizaciones del seguro a fruticultores por siniestros en 2020 se elevan a 130 millones de euros. Las heladas del mes de marzo y, sobre todo, las reiteradas tormentas de pedrisco de la primavera (el 70%, unos 90 millones de euros) son los principales causantes.
  • Cataluña, Región de Murcia, Aragón y Extremadura son las comunidades autónomas que más han sufrido las consecuencias de la intensa actividad tormentosa registrada.

Las indemnizaciones correspondientes a los fruticultores asegurados se elevan en 2020 a 129,14 millones de euros por los siniestros ocurridos durante el año sobre un total de más de 46.500 hectáreas. Agroseguro abona hoy una nueva remesa de indemnizaciones de 9,37 millones de euros, por lo que el total ya pagado supera los 95 millones de euros, es decir, casi un 75% del total.

La inestabilidad climática que hemos experimentado a lo largo del año, en especial las intensas y reiteradas tormentas de pedrisco, que dieron comienzo en el mes de marzo y han continuado a lo largo del verano, son el fenómeno meteorológico que más ha afectado a las producciones frutícolas de nuestro país. Este riesgo acumula una indemnización de 89,31 millones de euros.

Cuatro comunidades autónomas suman casi el 86% del total de las indemnizaciones

Por comunidades autónomas, Cataluña, Región de Murcia, Aragón y Extremadura son las que han experimentado las peores consecuencias, superando los 110 millones de euros (un 85,7% del total nacional).

La comunidad autónoma de Cataluña es la que más daños aglutina en fruta, con indemnizaciones de 39,59 millones de euros, de los cuales más de 29 vienen provocados por los reiterados pedriscos de la primavera y el verano. El melocotón (con casi 31 millones) es el cultivo más afectado.

A continuación, la Región de Murcia suma cerca de 30 millones de euros en indemnizaciones, de los cuales alrededor del 50% son consecuencia de las tormentas de pedrisco. Albaricoque, melocotón y nectarina acumulan prácticamente la totalidad de los siniestros.

Aragón es la siguiente comunidad autónoma en cuanto al volumen de indemnizaciones en fruta, con 21,83 millones de euros. Sin embargo, se trata del segundo territorio donde las tormentas de pedrisco han ocasionado más daños, 19,5 millones de euros. De nuevo, el melocotón ha sido el cultivo que más ha sufrido las consecuencias de la intensa actividad tormentosa del año (en concreto de la primavera y el verano).

En Extremadura, la indemnización total se eleva a más de 19,5 millones de euros, de los cuales cerca de 13 millones son achacables a las tormentas de pedrisco. Melocotón y ciruela son, en este caso, las frutas que se reparten las mayores indemnizaciones.

 Page 1 of 4  1  2  3  4 »