Jueves 18 de Julio de 2024

Archivos

‘Noticias’ Archivos

Las tormentas de la pasada semana suman siniestros en 65.000 hectáreas aseguradas, con una estimación de indemnizaciones de 55 millones de euros

  • Los sucesivos frente tormentosos, cargados de lluvia y pedrisco, provocaron daños agrícolas en 33 provincias, con especial incidencia en Albacete y la Región de Murcia.
  • Las tareas de evaluación de daños ya han comenzado y se realizarán coincidiendo con la peritación del cereal de invierno, en plena etapa de cosecha.

Los sucesivos frentes tormentosos registrados desde el segundo fin de semana de junio (a partir del sábado 8) han provocado siniestros en 65.000 hectáreas agrícolas aseguradas, según las declaraciones de siniestro recibidas por Agroseguro. Las tormentas de lluvia y pedrisco dejan daños en al menos 33 provincias, con especial incidencia en Albacete y la Región de Murcia. La primera estimación de indemnizaciones, en tanto avanzan las peritaciones, se sitúa en 55 millones de euros.

  • Castilla-La Mancha

En Castilla-La Mancha, la superficie siniestrada se eleva hasta las 30.005 hectáreas, de las que 18.875 ha se sitúan en la provincia de Albacete, donde los daños se reparten entre numerosas producciones: cereal, hortalizas (especialmente, ajo), frutales, almendro o viñedo. Afortunadamente, la recolección de variedades muy implantadas en la zona, como el ajo spring, ya se encontraba muy avanzada.

Además, la provincia de Cuenca suma 5.221 hectáreas siniestradas, principalmente de cereal. El resto de superficie corresponde a Guadalajara (2.643 hectáreas), Toledo (1.972 hectáreas) y Ciudad Real (1.294 hectáreas). Esta última ha podido esquivar la fuerza del pedrisco de la segunda semana de junio tras sufrir, en cambio, fuertes tormentas durante los primeros días del mes.

  • Región de Murcia

En la Región de Murcia, las declaraciones de siniestro recibidas por Agroseguro rebasan las 5.700 hectáreas, ubicadas principalmente en la mitad norte de la Región, De ellas, 3.200 hectáreas son de producciones frutícolas (melocotón y nectarina), de importante valor económico. El resto de la superficie afectada corresponde, aunque de una manera más puntual, a hortalizas, viñedo o cítricos, entre otras.

Además, en algunas zonas de la Vega Media del Segura, con epicentro en Ojós, el pedrisco alcanzó tal intensidad que provocó daños en madera que podrían afectar a la campaña de frutales del próximo año. En cambio, la producción de la actual campaña ya estaba recolectada en las explotaciones afectadas, al tratarse de una zona temprana.

En el resto de las provincias afectadas, la incidencia fue mucho más puntual.

Las tareas de evaluación de daños ya han comenzado y se realizarán coincidiendo con la peritación del cereal de invierno, que afronta durante las próximas semanas su etapa más intensa de cosecha a nivel nacional. Agroseguro recuerda que el riesgo de pedrisco se encuentra entre las coberturas disponibles para todas las líneas agrícolas del sistema español de Seguros Agrarios Combinados.

Últimos días para asegurar la cosecha de cereales de invierno frente al pedrisco

• 16,3 millones de toneladas de la actual cosecha de cereales, legumbres, oleaginosas o arroz ya cuentan con protección del seguro agrario, un 19% más que el pasado año.
• Las indemnizaciones por el riesgo de pedrisco a productores asegurados de herbáceos suman 178 millones de euros en los últimos seis años.

Se recuerda a los productores de cultivos herbáceos que el plazo para proteger su cosecha de cereal de invierno, leguminosas y oleaginosas frente al pedrisco termina el próximo 15 de junio (excepto en Andalucía y Canarias, cuyo período finalizó el pasado 31 de mayo).
Además, hasta esa misma fecha también se pueden suscribir los módulos complementarios, que permiten incrementar la producción asegurada si la expectativa de producción es superior a la suscrita en otoño, así como los módulos 1 y 2 de esos mismos cultivos en regadío, y en todos los ámbitos.
Actualmente, 16,3 millones de toneladas de la actual cosecha de cultivos herbáceos ya cuentan con cobertura del seguro agrario, lo que supone un 19% más que el total de producción asegurada en la anterior campaña, incluyendo todo el cereal de invierno, cereal de primavera, leguminosas y oleaginosas. El capital asegurado ya alcanza los 3.727 millones de euros, superando en un 10% la cifra final de la pasada campaña, que se vio profundamente mermada por la falta de precipitaciones
Este crecimiento en el aseguramiento consolida las positivas cifras de implantación que el seguro de herbáceos ha alcanzado en los últimos años, situadas en torno al 70% de la producción nacional. En el caso de Castilla y León, la principal zona productora, el nivel de penetración del seguro llega hasta el 80%.

Graves daños por pedrisco en los últimos años
Como ha publicado Agroseguro en un reciente estudio, las tormentas de pedrisco son un riesgo cada vez más dañino, y se encuentra incluido entre los riesgos cubiertos de todas las líneas de seguros agrícolas. En concreto, los fuertes granizos registrados entre 2018 y 2023 han supuesto 1.288 millones de euros en indemnizaciones en el conjunto del seguro agrario. En el caso concreto de la línea de seguro para cultivos herbáceos, el importe abonado a los productores asegurados se sitúa en 178 millones.
Aunque las tormentas descargan en casi cualquier momento del año, el final de la primavera y el principio de verano concentran la mayor parte de los siniestros. En 2023, el mes de junio fue el que acumuló mayor superficie siniestrada, con más de 300.000 hectáreas dañadas en total. En 2024, las tormentas se repiten desde la primera semana del año y se han intensificado y generalizado desde el mes de abril. Por ahora, suman 54.200 hectáreas siniestradas, la mitad de las cuales corresponden a cultivos herbáceos.

El Gobierno aprueba el nuevo plan de seguros agrarios dotado con 284,52 millones de euros para subvencionar las pólizas en 2024

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el 45º Plan de Seguros Agrarios Combinados, en el que se incluyen todas las líneas cuyo periodo de contratación se iniciará a lo largo del año 2024. El plan está dotado con una partida presupuestaria 284,52 millones que se destinarán como subvención al pago de las primas.

El plan recoge la dotación económica y las diversas subvenciones aplicadas y sus porcentajes establecidos para cada una de las líneas. Las nuevas medidas incorporadas al plan priorizan a determinados colectivos y fomenta la adopción de medidas de adaptación frente al cambio climático.

En el ejercicio de 2023, el presupuesto del plan ascendió a 317,7 millones de euros debido al incremento excepcional de 60 millones de euros que, en 2022, acordó el Gobierno entre las medidas de apoyo al sector agrario para hacer frente a la sequía y a las consecuencias de la guerra en Ucrania. Si se exceptúa esa aportación extraordinaria puntual, el presupuesto del plan de seguros combinados para 2024 crece en 26,8 millones de euros (10,3 %).

Desde el año 2020 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha incrementado de forma paulatina la dotación presupuestaria que ha pasado de los 211,3 millones de euros en el citado año a los actuales 284,5 millones de euros para subvencionar la contratación de pólizas. Además de este presupuesto ordinario, en 2022 y 2023 se aprobó una dotación extraordinaria de 60 millones de euros adicionales y que elevó el presupuesto desde 257,7 a 317,7 millones de euros.

Entre las medidas incorporadas en el nuevo Plan destaca la priorización del apoyo público en terminados colectivos que son fundamentales en la política agraria nacional, como son los jóvenes agricultores, los profesionales, las explotaciones prioritarias o los pertenecientes a una organización de productores. Estos colectivos tendrán 8 puntos porcentuales más de subvención, incremento que alcanzará los 18 puntos en el caso de los jóvenes agricultores.

Igualmente, se ajusta el apoyo en pólizas que presentan una elevada siniestralidad en sus resultados del seguro, para fomentar la adopción de medidas de adaptación por parte de los productores, en sintonía con las necesidades que impone el cambio climático.

El plan también incluye actuaciones para la revisión y el perfeccionamiento de las líneas de seguros, así como la realización de diversos estudios sobre nuevas coberturas en futuros planes de seguros.

Las indemnizaciones pagadas a los asegurados que sufrieron daño en 2022 alcanzaron los 768 millones de euros, cifra que se estima superará los 1.200 millones en 2023.

El fuerte incremento de los fenómenos naturales adversos durante los últimos años ha ocasionado un desequilibrio entre las primas recaudadas a través del seguro y la siniestralidad, que se ha acentuado de manera extraordinaria en 2023. Estos desequilibrios son compensados por los mecanismos de solvencia que tiene el sistema, las reservas de las entidades aseguradoras y, en especial, mediante el reaseguro del Consorcio de Compensación de Seguros. Por ello, es imprescindible adoptar medidas de ajuste para afrontar dichos desequilibrios y garantizar la viabilidad del sistema con la mayor eficiencia posible en el uso de los recursos públicos.

El 1 de septiembre comienza el plazo para suscribir los seguros de herbáceos, frutos secos y olivar

• La sequía sufrida este año ha afectado especialmente a los cultivos herbáceos, que alcanzan una indemnización estimada de 455 millones de euros, la mayor cifra de la historia del seguro agrario.
• Los productores de cultivos herbáceos que renueven el seguro en los módulos 1 o 2 antes del 30 de septiembre, 31 de octubre o 15 de noviembre (en función del ámbito y del cultivo) obtendrán una bonificación del 5%.

El 1 de septiembre comienza el plazo para suscribir el seguro de importantes producciones agrícolas, como los cultivos herbáceos extensivos, el olivar o los frutos secos, a través de los módulos que incluyen las opciones de aseguramiento más amplias.

Cultivos herbáceos

Para los cultivos herbáceos, se abre el periodo para asegurar la cosecha 2024 de producciones como el trigo, la cebada, la avena, el centeno, el arroz, el girasol, el maíz, el garbanzo, la lenteja o la judía, entre otros cultivos, a través de los módulos 1 y 2 en secano, opciones de aseguramiento que incluyen los riesgos de sequía, asurado, pedrisco, no nascencia, no implantación, incendio o fauna entre sus coberturas, este año con novedades de interés para el agricultor. Además, aquellos productores que hayan contratado los módulos 1 o 2 en secano en el plan anterior y vuelvan a suscribir estos módulos en el plan 2023 (cosecha 2024) antes del 30 de septiembre, 31 de octubre o 15 de noviembre (en función del ámbito y del cultivo) obtendrán una bonificación del 5%.
Hay que destacar que la situación climática actual ha hecho de la sequía uno de los riesgos de mayor incidencia sobre los cultivos herbáceos durante la última década. Además, se registran de forma cada vez más recurrente, es decir, con un período de repetición cada vez menor.
En efecto, las más severas que hemos padecido son las registradas en 2012 (con 126 millones de euros en indemnizaciones en cultivos herbáceos y 1,04 millones de hectáreas afectadas), en 2017 (181 millones de euros y 1,24 millones de hectáreas con siniestro), en 2019 (si bien de forma algo menos severa, con 84 millones de euros y 1,08 millones de hectáreas) y en 2022, cuando la conjunción de falta de precipitaciones, temperaturas inusualmente elevadas y varias olas de calor elevaron las indemnizaciones por sequía a 117 millones de euros, con 1,28 millones de hectáreas afectadas. Finalmente, la actual cosecha 2023, solo un año después, ha sufrido el peor siniestro de sequía de la historia del seguro agrario, con una estimación de indemnizaciones que alcanza los 455 millones de euros, incluyendo también los daños provocados por las tormentas de pedrisco del mes de junio, entre otros riesgos. Incluyendo los pagos que se han realizado esta semana, Agroseguro ya ha pagado más de 416 millones de euros. La superficie total reclamada asciende a 2,4 millones de hectáreas, de las cuales el 78% se debe a sequía y el 22% corresponde a daños por pedrisco y otros riesgos como fauna o no nascencia. La superficie siniestrada crece un 85% respecto a 2022 y más de un 200% respecto a 2021.

Frutos secos y olivar

Además, también comienza el plazo para suscribir el seguro agrario de frutos secos (almendro y avellano) frente a los riesgos de pedrisco, helada, sequía y riesgos excepcionales (lluvia, inundaciones, incendios o viento), que para este plan incluye novedades que continúan acercando este producto a las necesidades de los productores y sus explotaciones. En el caso de los frutos secos, las indemnizaciones estimadas por los daños ocurridos en la actual cosecha ya superan los 13 millones de euros, más de la mitad de los cuales debidos nuevamente al riesgo de helada, que volvió a incidir sobre el almendro durante el mes de abril, si bien, por fortuna, no fue tan severa como la sufrida en 2022.

En el caso del olivar, los módulos de otoño (módulos 1 y 2) permiten contratar dos cosechas consecutivas para proteger las explotaciones olivareras frente a daños por sequía, pedrisco, lluvia, helada, viento o incendio, entre otros riesgos. Actualmente, y aunque los daños de esta campaña no están todavía peritados, todo parece indicar que los causados por la sequía van a ser importantes.

La superficie siniestrada por las fuertes tormentas de pedrisco registradas el pasado jueves y viernes se eleva hasta las 30.000 hectáreas aseguradas

• Álava (7.643 hectáreas) y Zaragoza (5.394 hectáreas) concentran la mayor parte de los daños, que también se extienden por La Rioja, Navarra, Burgos, Soria y Teruel.
• El cultivo con mayores daños es el cereal de invierno, que, debido a su carácter tardío en las zonas afectadas, se encontraba aún sin cosechar, aunque se han registrado daños en otra veintena de producciones.

Las fuertes tormentas de pedrisco y lluvia registradas en el valle del Ebro el pasado jueves y viernes dejan siniestros en 30.541 hectáreas aseguradas, según los partes de siniestro recibidos por Agroseguro hasta hoy lunes, 10 de julio, a las 10 de la mañana. Esta cifra es provisional, ya que los productores asegurados continuarán emitiendo partes de siniestro durante los próximos días, una vez el agua y el barro les permitan acceder a sus parcelas. Los daños se extienden por 7 provincias de 5 comunidades autónomas diferentes.
La provincia con mayor superficie siniestrada ha sido Álava, con 8.422 parcelas y 7.643 hectáreas. Los daños se concentran en las comarcas de Vitoria y la Llanada Alavesa, aunque el pedrisco también descargó con fuerza en municipios como Valdegovía, Añana, Kuartango o a los pies del Parque Natural de Izki, en Arraia-Maeztu o Apellániz-Apilaiz. La mayor parte de los siniestros corresponden a cereal de invierno (trigo, avena, cebada, centeno), aún sin cosechar debido a su carácter tardío. Además, la fuerza de las tormentas ha causado daños en colza, girasol, legumbres, patata, remolacha, maíz forrajero o uva de vino, con especial foco en explotaciones vitivinícolas de Labastida, en La Rioja Alavesa.

A continuación, en Zaragoza, los partes de siniestro ya superan las 5.800 parcelas siniestradas, que suman 5.394 hectáreas. El pedrisco descargó con fuerza en toda la zona occidental de la provincia, con daños que se reparten entre explotaciones de cereal de las Cinco Villas (principalmente en Tauste), Borja, Calatayud, La Almunia (Aguilón), Daroca (Herrera de los Navarros) y en una veintena de municipios de la comarca de Zaragoza. Además, también se han registrado siniestros en viñedos situados en Fuendejalón, Tabuenca o Cariñena y en las zonas productoras de cereza.

En La Rioja se ha sufrido el impacto de dos tormentas consecutivas, el jueves y el viernes, con 6.843 parcelas y 5.350 hectáreas siniestradas. Los daños se concentran en explotaciones de cereal y viña del norte de la comarca de Rioja Alta, en los viñedos situados en la zona productora situada entre Navarrete, Fuenmayor y Entrena (Rioja Media), así como en explotaciones de pera de Rincón de Soto y viñedos de Ausejo, en la comarca de Rioja Baja.

La fuerza del pedrisco también ha dejado daños en 2.793 parcelas y 4.533 hectáreas aseguradas en Navarra (principalmente cereal de invierno). Las zonas más afectadas se sitúan en la franja situada entre Lezáun y Mendavia (Valle de Yerri, Estella, Arróniz), así como en municipios situados al este de Pamplona, como Unciti o Monreal. Además, también existe un tercer foco de daños en explotaciones de maíz de Milagro, en La Ribera.

Por último, las tormentas también han dejado siniestros en 2.945 hectáreas aseguradas de Burgos (principalmente cereal de invierno y girasol de La Bureba), 2.670 hectáreas de cereal de Soria (explotaciones que se encontraban en plena evaluación de daños por sequía en las comarcas de Campo de Gómara y Moncayo) y 2.006 hectáreas de Teruel, con daños en cereal de invierno y almendro en las comarcas de Bajo Martín y Bajo Aragón, así como en explotaciones de melocotón de Calanda, Alcañiz o Puig Moreno.
Esta situación es cada vez más habitual: tormentas extremadamente violentas, que descargan en zonas cada vez más amplias y sobre explotaciones de cultivos muy diferentes, provocando daños e indemnizaciones elevadas.

Agroseguro estima indemnizaciones por valor de más de 300 millones de euros por los daños provocados por la sequía en cultivos herbáceos

  • Es el mayor siniestro en la historia del seguro agrario.
  • La tasación de daños en cereales de invierno, leguminosas y colza se iniciará a mediados de mayo en las zonas productoras más tempranas y terminará a finales de julio en las más tardías.
  • La superficie siniestrada en estas producciones de secano podría acercarse al 70% de la superficie asegurad

La primera estimación de indemnizaciones por los daños provocados por la sequía en los cultivos herbáceos de secano (contemplando los cereales de invierno, las leguminosas y la colza) ya alcanza los 300 millones de euros, según los cálculos de Agroseguro (Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados), cifra que podría incrementarse si continúa sin llover en las zonas más tardías.

Esto convierte a la sequía de la actual campaña en el mayor siniestro en la historia del seguro agrario, al superar los 210 millones de euros afrontados por la de 2012 (la más grave hasta ahora), o los 220 millones pagados en 2022 solo por la helada sufrida a comienzos de abril.

Agroseguro contempla que la superficie siniestrada alcanzará holgadamente los 1,5 millones de hectáreas, las dos terceras partes del total asegurado. La evaluación de daños se realizará de manera paralela y coordinada a los trabajos de recolección, que arrancarán a mediados de mayo en las zonas productoras más tempranas y finalizarán a finales de julio en las más tardías.

Grave período de falta de precipitaciones

La campaña 2022-2023 de cultivos herbáceos comenzó con un otoño y un inicio del invierno extremadamente cálidos, con anomalías térmicas en todo el territorio nacional y una ausencia de precipitaciones muy acusada durante octubre y noviembre. Aunque diciembre fue muy húmedo, prácticamente no se han registrado precipitaciones durante el primer cuatrimestre de este año.

Estas condiciones han provocado que las siembras más tempranas (octubre-noviembre) hayan tenido un desarrollo muy acelerado, consecuencia del invierno relativamente suave y las precipitaciones de diciembre y, sin embargo, se encuentren ahora en estados fenológicos de máximas necesidades, sin reservas hídricas y con evidencias de marchitez irreversible en regiones como Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cataluña y Aragón. En Castilla y León, donde las precipitaciones invernales fueron algo mayores, aún existe una mínima reserva de agua en el suelo en algunas comarcas, aunque ya se aprecian síntomas de sequía en gran parte del territorio.

El riesgo de sequía

Agroseguro recuerda que el riesgo de sequía está incluido dentro del seguro agrario para los cultivos de secano, principalmente los herbáceos (cereales de invierno, leguminosas, colza y girasol), pero también otras producciones, como uva de vino, olivar, remolacha de secano, almendro y avellano.

Es importante recalcar que el período de recurrencia (repetición) de las sequías se ha reducido en los últimos años: mientras que en décadas anteriores estaba entre siete y diez años (1995, 2005, 2012), en la actual el plazo es mucho menor (2017, 2019, 2022, 2023). Hasta ahora, y en términos de indemnizaciones del seguro agrario, las sequías de 2012 y 2017 eran las que habían generado mayores pagos a los agricultores asegurados, con 210 y 190 millones de euros, respectivamente.

El año 2022 resultó desigual, con fuertes periodos de altas temperaturas, golpes de calor y ausencia de precipitaciones, aunque la presencia de lluvias puntuales en marzo y abril redujo el impacto de la sequía. Aun así, Agroseguro abonó 117 millones a los productores asegurados.

Las indemnizaciones abonadas en 2022 alcanzan su máximo histórico: 769 millones de euros

Es la cifra más alta en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados, superando la abonada tras la sequía de 2012.

 La actual realidad climática agudiza la siniestralidad: son los ejercicios más recientes (2017, 2018, 2020, 2021 y 2022) los que registran, junto a 2012, las mayores cifras de indemnización del seguro agrario.
 El pasado año se ha caracterizado por la grave helada de comienzos de abril, las tormentas de pedrisco y los daños ocasionados por la falta de precipitaciones, las altas temperaturas y los golpes de calor.
 Los fruticultores han recibido 240 millones en indemnizaciones, la mayor cantidad alcanzada por una línea de seguro.
Las indemnizaciones abonadas por Agroseguro a los agricultores y ganaderos asegurados por los siniestros ocurridos durante el año 2022 se han situado en los 768,85 millones de euros, un 6,5% más que el año anterior.

Esto supone la cifra anual más alta del sistema español de Seguros Agrarios Combinados –supera los 732 millones abonados en 2012, ejercicio de grave sequía–, y confirma la acusada realidad climática actual, ya que los años 2017, 2018, 2020, 2021 y 2022 –es decir, los más recientes– son, junto a 2012, los de mayores indemnizaciones en los 42 años de historia del seguro agrario.
El máximo histórico de 2022 se explica por la reiteración y severidad de fenómenos meteorológicos adversos. En efecto:
 En primer lugar, de forma destacada, la grave helada del primer fin de semana de abril, que provocó daños de alta intensidad en producciones del valle del Ebro e interior peninsular, especialmente en frutales y almendro. En concreto, y a causa de las heladas, Agroseguro ha abonado indemnizaciones por valor de 259 millones.
 Junto a esto, además, el año 2022 también se ha caracterizado por largos periodos de altas temperaturas (olas de calor) que, combinados con la falta de precipitaciones, han resultado perjudiciales para los cultivos cuyo desarrollo coincide con el verano y el comienzo del otoño, principalmente girasol y olivar. En total, Agroseguro ha abonado 117 millones a agricultores y ganaderos por daños por sequía.
 Las fuertes borrascas cargadas de pedrisco, viento y lluvia, en ocasiones responsable de desbordamientos e inundaciones, suman 165 millones en daños.
Al igual que el año pasado, el número total de siniestros se ha situado por encima de los 1,6 millones, con una superficie siniestrada de casi dos millones de hectáreas (1.995.589 hectáreas).
Todas estas cifras constatan los graves efectos que la realidad climática provoca sobre el campo y confirman la importancia del seguro agrario como forma de protección del futuro y viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas.
240 millones de euros en indemnizaciones para los fruticultores asegurados
Por producciones, destacan las indemnizaciones récord abonadas a los fruticultores, que en 2022 alcanzaron los 240,2 millones, como consecuencia de las graves heladas del mes de abril, y a los productores de cultivos herbáceos, con 126,1 millones de euros.
Además, la inestabilidad meteorológica ha sido responsable de daños por valor de 52,1 millones en producciones de cítricos, así como cuantiosas indemnizaciones en frutos secos (44,6 millones), hortalizas (42,5 millones) y uva de vino (38,4 millones). El resto corresponde a otras producciones entre las que también destacan el olivar (22,9 millones), la uva de mesa (11,1 millones), la cereza (10,8 millones) y el caqui (10,5 millones). Por último, en el caso de los seguros pecuarios, las indemnizaciones se han situado en 154,5 millones, con 54,2 millones abonados a los ganaderos asegurados en las diferentes líneas de ganado vacuno.

Agroseguro estima en 8 millones de euros los daños provocados por la DANA en producciones agrícolas de la Comunidad Valenciana

  • La superficie siniestrada alcanza las 3.700 hectáreas, situadas en las comarcas de La Plana (Castellón), Campos de Llíria y Huerta de Valencia (Valencia).
  • Agroseguro recuerda que los siniestros registrados a causa de las fuertes lluvias, inundaciones y tormentas de pedrisco están cubiertos por el seguro agrario.

Agroseguro estima en 8 millones de euros las indemnizaciones por los daños causados por la “depresión aislada en niveles altos de la atmósfera” (DANA) registrada en la Comunidad Valenciana durante el viernes y el sábado, días 11 y 12 de noviembre, principalmente por los siniestros provocados por el pedrisco en producciones de cítricos.

La previsible extensión del siniestro será de unas 9.000 parcelas repartidas en unas 3.700 hectáreas, situadas principalmente en las comarcas de La Plana (Castellón), Campos de Llíria y Huerta de Valencia (Valencia). Las tareas de evaluación de daños se iniciaron una vez se tuvo conocimiento del siniestro, y en ellas participan ya 25 técnicos. Se calcula que se han recibido a esta fecha algo menos de la mitad de las reclamaciones, y es importante que los productores asegurados envíen los partes de siniestro a la mayor brevedad posible.

Además, y en función de la humedad ambiental de los próximos días, es probable que se declaren siniestros en producciones de uva de mesa de la comarca del Vinalopó (Alicante), en concreto en la variedad Aledo, la única que queda por recolectar. La fuerza de la DANA, que provocó fuertes tormentas de pedrisco, lluvias e inundaciones en una amplia extensión de terreno, también ha dejado daños puntuales en otros cultivos de la zona: olivar, hortalizas, herbáceos extensivos o planta viva.

Durante la mañana de hoy, viernes, responsables de la dirección territorial de Agroseguro en Levante acompañan a representantes sectoriales a visitar las zonas afectadas por la DANA.

Alto aseguramiento en la producción de cítricos

Agroseguro recuerda que los siniestros registrados a causa de la DANA están cubiertos por el seguro agrario. Actualmente, casi el 60% de la producción de cítricos de la Comunidad Valenciana –cultivo mayoritario en la región– cuenta con la protección del seguro agrario, lo que se traduce en más de 1,7 millones de toneladas aseguradas y 582 millones de euros de capital asegurado. La cobertura de daños por inundación-lluvia torrencial y pedrisco está incluida en todos los módulos de aseguramiento del seguro de cítricos.

Las heladas primaverales y la falta de precipitaciones elevan las indemnizaciones del seguro agrario hasta los 695 millones

A falta de tres meses para terminar 2022, este ejercicio podría ser el de mayor siniestralidad del seguro agrario.

Ahora es el momento para proteger la próxima campaña de importantes producciones agrícolas (herbáceos, viñedo, olivar…) a través de los módulos de otoño, que incluyen cobertura frente a la sequía, la helada o el pedrisco.

La estimación de indemnizaciones a abonar por Agroseguro por los siniestros producidos entre enero y septiembre de 2022 se eleva hasta los 695 millones de euros, un 11% más que en todo el año 2021. Este incremento se debe, principalmente, a los daños masivos provocados por dos eventos:

  • La intensa helada registrada durante varias noches consecutivas –con mínimas de hasta 8 ºC bajo cero en puntos del interior– de la primera semana de abril, con daños superiores a los 220 millones de euros en producciones cuyo ciclo anual se encontraba en floración o en estadios iniciales de crecimiento de brotes y frutos, especialmente frutales del valle del Ebro y almendro de Castilla-La Mancha.
  • La falta de precipitaciones, altas temperaturas y golpes de calor registrados de manera constante durante el final de la primavera y el verano. Hasta el momento, la estimación de indemnizaciones ya suma más de 125 millones de euros, con el cereal, el girasol, el viñedo, el olivar y algunas hortalizas como principales producciones afectadas.

Pero también se han registrado otros fenómenos meteorológicos, como los temporales de lluvia y viento registrados durante febrero y marzo, con especial afección de los cítricos, o los pedriscos, que se han sucedido de manera local y constante durante la primavera y el verano, sumando más de 110 millones de euros en indemnizaciones.

Además, el volumen de siniestros en las líneas de seguros pecuarios crece un 6% respecto al pasado año, con 111 millones de euros en indemnizaciones entre enero y septiembre.

Agroseguro ya ha abonado casi el 80% del total de indemnizaciones, hasta sumar 550 millones. El resto de pagos se realizarán en las próximas semanas. En 2022, el plazo medio de pago de indemnizaciones tras la tasación definitiva del siniestro se sitúa en 23 días en seguros agrícolas y 26 días en seguros pecuarios.

Lo anterior anticipa que 2022 podría batir –de nuevo– el récord de siniestralidad y constata cómo la realidad climática actual cada vez pone más en riesgo el futuro de las explotaciones, lo que refuerza la importancia del seguro como garantía para los productores.

Es importante destacar que ahora es el momento de suscribir las modalidades de otoño de los seguros de importantes producciones agrícolas, como los cultivos herbáceos extensivos (cereales, leguminosas, oleaginosas, arroz), la uva de vino, el olivar, el ajo o los frutos secos, a través de los módulos que incluyen protección frente a todos los riesgos, entre ellos la sequía, la helada o el pedrisco, los más frecuentes en los últimos años.

 

Las indemnizaciones del seguro agrario para la campaña 2022 de producciones frutales superan los 245 millones de euros

• Es la cifra más alta de indemnización para una línea de seguro en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados.
• La helada registrada en la primera semana del mes de abril causa daños históricos en la producción del valle del Ebro.
• Agroseguro ya ha abonado 165 millones a los productores asegurados y completará los pagos durante las próximas semanas.
La estimación de indemnizaciones del seguro agrario para la campaña 2022 de producciones frutales –ya prácticamente cerrada– supera los 245 millones de euros, de los que Agroseguro ya ha abonado 165 millones, estando previsto completar los pagos en las próximas semanas. Se trata de la cifra más alta registrada por una línea de seguro en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados, superando los 229 millones de euros abonados en 2017 a los productores de cultivos herbáceos, tras un ejercicio marcado por la extrema sequía.
La mayor parte de los daños se produjeron a causa de una masa de aire ártico que se desplazó por la península durante los primeros días de abril, provocando un descenso muy acusado de las temperaturas durante varias noches consecutivas en el valle del Ebro y el interior peninsular. La severidad del fenómeno y su larga duración afectó a más de 37.000 hectáreas de importantes zonas de producción frutícola de hueso y pepita, produciendo abundantes necrosis, caídas de flores y fuertes deshidrataciones de los frutos recién cuajados, principalmente albaricoque y melocotón, aunque también en pera y manzana. Las indemnizaciones por los daños causados en producciones frutales por este evento de helada superarán los 160 millones de euros en total.
La intensidad de esta helada primaveral confirma la tendencia de eventos climáticos extremos que se suceden en la península ibérica desde el año 2017, alternando fuertes periodos de sequía, altas temperaturas y golpes de calor con severas tormentas de lluvia y pedrisco, vendavales de viento o heladas. En ocasiones, los fenómenos meteorológicos han combinado varios riesgos de manera simultánea, multiplicando los daños y afectando a ámbitos territoriales cada vez más amplios.
Por áreas geográficas, cabe destacar:
• Las indemnizaciones en el conjunto de Cataluña se sitúan en 96,6 millones, de los que 93,4 millones corresponde solo a Lleida, principalmente por daños en melocotón y pera, aunque también en manzana y albaricoque.
• En Aragón, la estimación de indemnizaciones se acerca a los 72 millones de euros –principalmente por daños en melocotón–, de los que 48,2 corresponden a productores asegurados de Huesca, 20,1 millones a Zaragoza, y 3,1 millones en el caso de Teruel.
• A continuación, se sitúa la Región de Murcia, con daños que suman 52,5 millones de euros. En este caso, la mayor parte de los siniestros corresponden a daños en albaricoque y melocotón por fuertes tormentas de pedrisco.
• La estimación de indemnizaciones en otras zonas productoras se completa con Castilla-La Mancha (11,1 millones), Comunidad Valenciana (6,5 millones), Extremadura (3,4 millones), La Rioja (2,3 millones), Navarra (1,5 millones) y Castilla y León (1,1 millones).

 Page 1 of 5  1  2  3  4  5 »